13 de julio de 2016

Ministro de Transportes (s) Cristián Bowen entrega recomendaciones de conducción segura en carreteras y autopistas

foto conducción segura

El ministro (s) hizo un llamado al autocuidado, respetando los límites de velocidad en carreteras y autopistas.

Durante estos días de vacaciones de invierno, se recomienda contar con todos los elementos de seguridad adecuados para un viaje en vehículo.

El ministro de Transportes y Telecomunicaciones (s), Cristián Bowen, entregó una serie de recomendaciones relacionadas a conducción segura en invierno para todos los padres que durante estos días viajarán en vehículo a diversos lugares del país.

La autoridad de Transportes señaló que es elemental el uso de elementos de seguridad como el chaleco reflectante, kit de seguridad, botiquín, extintor y sistemas de retención infantil en caso de viajar con niños pequeños.

“En estas vacaciones de invierno se van a mover a distintos lugares donde muchas veces hay lluvia o nieve. Por eso es importante que tengamos presente las condiciones de seguridad que evite que tengamos la cantidad de fallecidos que tuvimos el año pasado en esta época que fueron 64 víctimas fatales. Para eso estamos haciendo el llamado a conducir con responsabilidad y eso significa que no se puede conducir con alcohol, descansar apropiadamente, mantener distancia prudente en sectores con neblina, uso del cinturón y reducir la velocidad en carreteras y autopistas”, indicó Bowen.

En ese sentido, Bowen recordó que desde el año 2014 que entró en vigencia la Ley Emilia, se sanciona con cárcel efectiva de al menos un año a los conductores en estado de ebriedad y se han reforzado aún más las medidas para que los conductores tomen conciencia de la importancia de respetar la vida de ellos mismos y la del resto de las personas.

Respecto a la siniestralidad asociada a la causa de imprudencia en el conductor, cabe recordar, que en el año 2015 hubo un total de 38.026 accidentes de tránsito y 496 personas fallecidas.

Recomendaciones de conducción:

Planifica tu viaje: Lo primero que debes considerar para tener una Conducción Eficiente es planificar tu ruta y  salir con tiempo. Es posible que no nos hayamos dado cuenta que hay una ruta más corta para llegar al mismo destino. Tómate un tiempo de revisar el mapa y establece cuál es la ruta más corta para tus viajes frecuentes. Así, evitarás recorrer kilómetros innecesariamente, gastando combustible de más. Si buscas las rutas menos congestionadas y evitas, en la medida de lo posible, las horas de mayor tráfico, podrás disminuir tu consumo de combustible, así como el tiempo que demoras en el viaje. Hacer esto te permitirá, por una parte, estar menos tiempo con el motor encendido, consumiendo combustible. Además, una ruta con baja congestión te permitirá mantener una velocidad constante, lo que va asociado directamente con un mejor rendimiento. De este punto hablaremos más adelante, en los consejos aplicables en tu trayecto.

Saca peso innecesario del vehículo: Mientras más carga o peso tenga el vehículo requerirá más fuerza para moverla. Esa fuerza se realiza gracias a la energía contenida en el combustible. Así, mientras mayor peso se tenga en el vehículo, se tendrá un mayor consumo de combustible. Cada kilo cuenta. Verifica si tienes algún objeto que no es imprescindible para el viaje, como cajas de herramientas, o portaequipajes en el techo cuando no son necesarios. Guárdalos en otro lugar donde no ocupe energía, no en el auto.

Controla la presión de aire de los neumáticos Cuando el neumático tiene menos aire que el necesario exige más trabajo poder mover el vehículo. Imagina lo que significa andar en bicicleta con una rueda desinflada, requiere de mucho más esfuerzo de tu parte. En el caso del vehículo, requiere de mucho más combustible. Revisa la presión de tus neumáticos regularmente. Es recomendable revisar la presión cada dos semanas, o antes de iniciar un viaje largo, como en tus vacaciones u otras salidas fuera de tu ciudad.

Enciende el motor sin pisar el acelerador: Al encender el motor, no es necesario pisar el acelerador. Esto sólo incrementa el consumo de combustible pues desajusta la electrónica disponible en los vehículos modernos.

Arranca de manera suave: Las aceleraciones a fondo generan un consumo excesivo de combustible. Un conductor que siempre acelera a fondo puede consumir un 10 a 15% más que un conductor que es moderado. Es mejor evitar aceleraciones a fondo, ¡usa pie de pluma, no de plomo!

Prefiere marchas más altas: Es preferible llegar a las marchas o cambios más altos, 3a, 4ª o 5a, pues en general consumen menos energía para una misma velocidad. Aunque para andar a 70 km/ hora puedes hacerlo en 4a o en 5a, prefiere la marcha más alta, la 5a, donde se tiene el mayor rendimiento.

Mantén una distancia prudente: Mantener una distancia prudente con el vehículo que te antecede evitará que debas acelerar y frenar constantemente. El acelerar varias veces en un mismo viaje conlleva una exigencia repetida de potencia al motor, generando un mayor consumo de combustible que si se mantiene una velocidad relativamente constante.

Evita frenadas de último minuto: Para gastar menos combustible, es recomendable frenar con anticipación siempre que sea posible. De esta manera, disminuirá el tiempo que mantienes el pie en el acelerador sin necesidad. Si ves un semáforo en rojo o un disco pare, puedes ir reduciendo paulatinamente tu velocidad, ayudándote con la caja de cambios al ir reduciendo marchas una tras otra. El reducir la velocidad manteniendo un cambio puesto (sin pisar el embrague ni pasar a la posición Neutro), corta la inyección de combustible, por lo que tu consumo final en el viaje será menor si lo adoptas como práctica.

Si te detienes por más de un minuto, apaga el motor: Es común que durante el viaje se produzcan detenciones prolongadas e inesperadas. Un banderero, un accidente, realizar una compra o incluso ir al baño exige detenerte más tiempo del habitual. En estas ocasiones, y como regla general, en cualquier detención mayor a un minuto, es más económico apagar el motor y volverlo a encender después, que estar esperando con el motor encendido. Los rojos del semáforo en general duran menos de un minuto, así es que ahí no conviene apagar el motor.

Adelantamientos y situaciones de emergencia: En adelantamientos o situaciones de emergencia, debe primar la seguridad por sobre la economía, es decir, se pueden obviar algunos consejos de Conducción Eficiente para evitar situaciones que pongan en riesgo la seguridad en el viaje. Sin embargo, se recomienda adelantar cuando se tenga una distancia suficiente para no forzar el motor y, por supuesto, resguardar tu seguridad.