05 de junio de 2017

Más de 5 millones de personas han sido beneficiadas con mejor conectividad y calidad de vida a lo largo del país

Servicio marítimo subsidiado Yungay- Natales

La iniciativa, promulgada durante el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, ha implicado una inversión de 1.700 millones de dólares desde el inicio de su implementación.

La Ministra de Transportes  Paola Tapia  destacó que la integración y conectividad impulsadas a través de la ley de subsidio ha permitido el acceso a oportunidades laborales, servicios de salud o educación  para millones de ciudadanos.

Un positivo balance realizó el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones a ocho años de la implementación de la Ley de Subsidios, iniciativa que ha entregado mejoras sustanciales en materias de conectividad a más de cinco millones de ciudadanos permitiéndoles a acceder oportunidades y servicios básicos para el desarrollo de la vida diaria.

Con el porcentaje de recursos que esta ley ha dispuesto, ya ha superado los US$ 1.700 millones, implementado servicios de transporte público y mejorando la infraestructura a lo largo de todo el país, lo que va en directo beneficio de los personas, tanto de sectores urbanos como rurales.

“Hoy al cumplir 8 años, vemos cómo estos servicios se han transformado en una oportunidad única para integrar nuestro país de norte a sur, conectando por primera vez a Chile por el territorio nacional, desde Visviri en la Región de Arica y Parinacota hasta Punta Arenas en la Región de Magallanes, en lo que conocemos como Chile por Chile”, agregó.

Con los fondos espejo se rebajan tarifas en 17 mil buses en regiones, tanto para adultos como para escolares en las zonas urbanas y se financian 860 recorridos de transporte escolar gratuito para 53 mil niños y niñas de sectores apartados. También se ha impulsado la modernización de la flota de transporte público regional por medio de la renovación de 3.787 buses y más de 4.300 taxis colectivos en las diferentes regiones del país.

Adicionalmente, la Ministra Paola Tapia detalló que “un claro ejemplo de la magnitud de esta política pública son los 860 servicios subsidiados implementados de zonas aisladas y de conectividad rural. Este transporte en los modos terrestre, marítimo, lacustre, fluvial y aéreo permite integrar a las personas y sus comunidades, para que accedan a prestaciones como la educación,  la salud o se abastezcan de mercaderías, servicios que pueden parecer básicos, pero que en un contexto de aislamiento son escasos y altamente anhelados”.

Cabe destacar que recientemente se inauguró el servicio que une Peulla con Petrohue, en la Región de Los Lagos, un lugar que se destaca por el turismo que convoca, pero en el que también viven compatriotas que requerían de una mejor conectividad. Con este subsidio de zonas aisladas, hoy los vecinos del Lago de Todos los Santos ven su tarifa rebajada de $4500 a $500, por sentido con mejores recorridos y frecuencia y con rebaja de 50% para los adultos mayores, al igual que en la mayoría de los servicios en zonas aisladas y rurales. Eso es precisamente lo que busca la ley, favorecer y equiparar las oportunidades de todos los chilenos.