30 de julio de 2013

Ministro y Nobel de Química destacan aporte del transporte público en reducción de contaminación ambiental

nobel2

Flota actual del Transantiago es una de las más modernas de Latinoamérica y la OCDE en materia ambiental. Desde 2007 las emisiones contaminantes de CO2 de los buses se han reducido en 29%.

 

Crear conciencia de nuestra responsabilidad en el cuidado del ambiente y el aporte del uso del transporte público en la disminución de la contaminación, fue el objetivo de la charla que el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz; el Premio Nobel de Química (1995), Mario Molina, y el director de Transporte Público Metropolitano, Patricio Pérez, realizaron a 50 niños de la Escuela Ramón del Río de Estación Central.

Al respecto, el ministro Errázuriz destacó que “es clave que las personas entiendan que el uso del transporte público como medio preferente es fundamental para la disminución de partículas nocivas para la salud. Hoy la flota del Transantiago es la más moderna de Latinoamérica y una de las más modernas de la OCDE en materia ambiental; de hecho, desde 2007 las emisiones contaminantes de CO2 de los buses se han reducido en 29%”.

En ese sentido, Molina –conocido por sus estudios sobre el adelgazamiento de la capa de ozono por la emisión de gases industriales- conversó con los niños sobre las causas, efectos y soluciones del cambio climático, entre las que se cuenta el uso prioritario del transporte público como una de las principales herramientas para ayudar a descontaminar las ciudades.“Mientras la flota de automóviles privado continua creciendo, el Transporte Público va transformándose progresivamente en una opción ambientalmente más sustentable”, enfatizó Mario Molina, premio Nobel en Química.

En esa dirección, el Centro Mario Molina Chile está realizando cálculos con máquinas de medición de contaminantes de material particulado y composición química. Estas máquinas estuvieron siete días midiendo en la comuna de Santiago y actualmente se encuentran en La Cisterna, para luego trasladarse al municipio de Las Condes, con el objetivo de terminar el estudio.

Asimismo, el investigador sostuvo que “Es clave avanzar en medidas que permitan disminuir los niveles de contaminación en Santiago. La implementación de filtros en la flota de Transantiago ha tenido un impacto muy positivo en la reducción de emisiones de material particulado. Medidas como esta tienen beneficio  directo en la calidad del aire y en la mitigación del cambio climático, ya que se ha demostrado que las emisiones de los vehículos diesel también tiene un efecto negativo en el clima”.

Con los resultados de estas mediciones se actualizará la información obtenida durante los años 2006, 2007, 2009 y 2013, en distintos sectores de Santiago y que confirma que el actual sistema es sobre un 30% menos contaminante que los buses amarillos.

Al respecto, el director de Transporte Público Metropolitano, Patricio Pérez, detalló que durante los últimos 3 años se han renovado más de 2.000 buses que han contribuido a reducir los índices de contaminación.

“Además, estamos trabajando en mejorar la infraestructura de la ciudad, lo que permite aumentar la velocidad y con esto reducir las emisiones”, agregó Pérez.

La Escuela Básica Profesor Ramón del Río, de Estación Central, fue escogida para realizar esta actividad por estar certificada ambientalmente con nivel de excelencia a nivel regional.